Hábitos-Técnicas de Estudio

Nos guste o no, existe una clara evidencia en los estudiantes actuales, que es, sin ninguna duda, el alto índice de fracaso escolar existente por no tener ideas concretas de cómo estudiar correctamente.

Los niños, adolescentes y adultos de hoy se enfrentan a una tarea compleja cuando hablamos del estudio, donde, por unas u otras razones, a veces no logran el objetivo deseado. De esta forma, a la hora de estudiar hay que tener en cuenta varios puntos importantes, como son, por ejemplo, la motivación y el establecimiento de objetivos y metas, el desarrollo de hábitos, la organización de la sesión de estudio, la planificación de los temas a estudiar, el material necesario, el tiempo óptimo de estudio, la estructuración, evitar las distracciones e interrupciones, etcétera.



Por ende, todos estos puntos serían claves en lo que se refiere a los condicionantes “internos” y “externos” del estudio, aunque existe otro gran problema, que es el “cómo se estudia”. Es en este momento donde se hace necesario una serie de estrategias y un método eficaz que pretenda facilitar la tarea de estudio. Aquí entran en juego lo que conocemos como técnicas de estudio o técnicas de trabajo intelectual: fases o pasos que se han de aprender y aplicar de forma sistemática, tales como la prelectura y lectura comprensiva, el subrayado, el resumen, los esquemas, mapas mentales y conceptuales, así como las técnicas de memorización, autoevaluaciones y pautas de afrontamiento a exámenes, entre otras.


Por tanto, la finalidad del Programa de Hábitos-Técnicas de Estudio y Estrategias de Aprendizaje es la de lograr que los estudios académicos no se conviertan en una montaña imposible de escalar.


¡Matricúlate ya! 
Plazas muy limitadas








No hay comentarios:

Publicar un comentario